Internet

Al igual que cualquier joven hoy en día uso mucho el Internet. No solo para divertirme, también para cosas serias.

Cuando llegué a España, todavía me quedaban algunas asignaturas por estudiar y coincidió, que tuve que hacer las matrículas de las clases. Es un proceso bastante importante al principio de cada semestre, porque de el depende que horario de clases tendrás durante medio año. Está claro que las las mejores horas se acaban muuuy rápidamente. Nadie quiere clases el viernes por la tarde.

Como mi universidad ofrecía hacer esto por Internet (de hecho, solo se podía hacer por Internet), no me preocupaba y planeé mi viaje a España. Pero cuando llegó el día (y me he despertado precisamente para ello a las 5 de la mañana, ya que el proceso empezaba a las 6), no había conexión.

Una cosa tan sencilla como que Telefónica cumpliese con su contrato “Internet en su casa las 24 horas” me arruinó todo el semestre siguiente! ¿Y la respuesta del dueño de la casa donde me quedé? “Si, a veces pasa, pero es normal y dentro de un rato vuelve a funcionar”.

¡Vaya tela! ¿Quiere decir que yo estoy pagando por el servicio 24 horas, pero resulta que el servicio solo funciona 20 horas al día?

España pretende ser un país moderno y occidental, pero para que eso sea así, una cosa tan básica hoy en día no puede fallar. Y no es solo una experiencia personal en que me baso. Son los comentarios de mis amigos y de la gente en general. Todos coinciden que el estado del cableado es lamentable. Que los precios son altos. Que el servicio falla. Pues con esos precios tan altos, se podrían ir arreglando los cables poco a poco, no? Y no me digáis que tampoco es tan alto. Actualmente pago 36€ con Jazztel por unos miserables 8 mega (tengo contratados 12) y es el precio más bajo del mercado. En mi casa (por supuesto fuera de España) pagaba 28€ por 20 megas con el detalle, que cada año nos subían de velocidad por el mismo precio! “La red mejora y los requisitos son cada vez más grandes, así que aquí tenéis: 5 megas más por el precio de antes.”

Definitivamente no España. Aquí cada año te la vuelven a clavar con el fin de la “promoción” y ale a pagar 20 loris más por lo mismo. O te cambias de compañía o te jodes. Y eso no hablo de los centros de atención al cliente transatlánticos que de eso otro día.

¿Que propongo?

Si el servicio solo funciona la mitad del tiempo, paguemos la mitad de la factura. ¿Os parece razonable pagar en una gasolinera el tanque entero si solo te dejarían llenarlo hasta la mitad? Es que se ha averiado el surtidor, se siente. ¿Es fair? ¿Debería funcionar así el comercio?

Por supuesto que no le gustará a las empresas y por supuesto que no vais a ganar nada y os van a crujir, ya que lo tienen todo previsto en la letra pequeña.

Quizás llegó el momento de no aceptar los contratos que se nos presenten tal y como están. Al final y al cabo, un contrato lo firman dos partes que están de acuerdo con las condiciones.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

You may also like...